EMPEZAR DE CERO

Ya no.
Ya no está mi urgencia
ni en tu pelo
ni en tus manos.
Ahora mi pulso,
el pálpito reconocible
como ansia necesidad
o instinto
como voluntad
por hacer grande la vida,
tiene el recorrido exacto
de mis caderas.
Reconocerás estos versos
como tuyos
y no dirás nada
--como siempre--
porque pasarás
por encima de mis cosas
y dormirás tranquilo.
Y seremos,
puede que ahora sí,
tú y yo felices.

No hay comentarios :

COPYRIGHT

Aviso a todo el mundo, que los poemas aquí vertidos tienen sus derechos de autor y que podréis copiarlos, reproducirlos, plagiarlos, compartirlos... siempre con mi permiso. Si queréis cualquier cosa escribidme a este correo

Gracias por leerme.

VISITAS